Archivo para 27 mayo, 2007

¿Que hacemos con todo esto?

 

    De alguien muy especial     

 

 

Hacia tiempo no recibia flores…

estas han sido las primeras despues de 5 años…

aunq sean virtuales

 tienen mucho valor para mi

¡Gracias! 

 

 

 

 

Una de las experiencias más gratas de nuestra  niñez era escuchar o leer un buen cuento.

 Claro, si bien  casi tres décadas de edad nos permiten catalogarse  como “alguien de antaño”, es necesario subrayar el hecho que crecímos en una época en la que el auge multimedia estaba a quince años “de distancia”.

 Por eso, además de ciertas caricaturas televisivas en “blanco y negro”, los libros de cuentos y sus respectivas ilustraciones constituían un pasatiempo más que divertido para nosotros.

El comienzo de cada narración creaba cierta intriga.

Para que negarlo. “Había una vez…”; “En cierta ocasión…”; “Érase una vez…”; “En un lejano país…” eran las clásicas frases con las que se cautivaba de inmediato al lector.

 Luego de las risas, el suspenso, los héroes y la aventura, llegaba el inminente desenlace, con el tan esperado final feliz: “Y colorín colorado, este cuento se ha acabado”.

 Fantasías narrativas. Ilusiones infantiles.

 Finales felices.

Cuando comenzamos a tomar conciencia de la realidad, y la vida nos presenta distintos escenarios en los que se afirma nuestro rol como protagonistas de la acción,

 no es noticia decir que “nos vamos dando cuenta” que los finales felices muchas veces se concretan sólo en los cuentos que tanto amamos durante nuestra niñez…

Esto ocurre cuando alguien a quien consideramos nuestro amigo resulta no ser tal,

 sino que traiciona la amistad y la confianza que depositamos en su persona, concluyendo abruptamente la relación…

Sucede cuando un ser querido lucha por su vida, pero termina feneciendo por causa de una enfermedad…

Pasa cuando los padres privan a sus hijos (de manera intencional o no) del cariño y el afecto necesarios para el sano desarrollo de sus jóvenes vidas, creando un vacío emocional que traerá secuelas en la vida adulta…

Acontece cuando nos enfrentamos diariamente con cuestiones, propias y ajenas, relativas a la vida privada y a la sociedad, para las cuales no encontramos solución, hecho que genera frustración y sentido de fracaso…

Realidades existenciales. Desilusiones de la vida adulta. Finales confusos que generan interrogantes.

¿Qué hacemos con todo esto? ¿Permitimos que la ansiedad, el desengaño y el cinismo caractericen nuestras acciones? ¿U optamos por “hacer de cuenta” que “aquí no pasa nada”, lo que constituye una especie de suicidio mental?

 

Anuncios